AISLAMIENTO ACÚSTICO

AISLAMIENTO ACÚSTICO Y ABSORCIÓN ACÚSTICA.


Aislamiento acústico, confort del silencio.

Aislamiento acústico

     Insuficiente diseño de aislamiento acústico es un problema que muchas veces nos invade. Los sonidos de detrás de la pared no sólo pueden interferir en nuestra vida cotillana, pero también nos puede privar de una sensación de confort y privaticidad. La lucha para aumentar el aislamiento acústico no es fácil, pero con determinación y los materiales apropiados al menos puede aliviar el problema.

 

     El aislamiento acústico se refiere al conjunto de materiales, técnicas y tecnologías desarrolladas para aislar o atenuar el nivel sonoro en un determinado espacio.

     Aislar acústicamente supone impedir que un sonido penetre en un medio o que salga de él. Por ello, para aislar, se usan tanto materiales absorbentes, como materiales aislantes. Al incidir la onda acústica sobre un elemento constructivo, una parte de la energía se refleja, otra se absorbe y otra se transmite al otro lado. El aislamiento que ofrece el elemento es la diferencia entre la energía incidente y la energía trasmitida, es decir, equivale a la suma de la parte reflejada y la parte absorbida. Existen diversos factores básicos que intervienen en la consecución de un buen aislamiento acústico:

 

Factor de masa. El aislamiento acústico se consigue principalmente por la masa de los elementos constructivos: a mayor masa, mayor resistencia opone al choque de la onda sonora y mayor es la atenuación. Por esta razón, no conviene hablar de aislantes acústicos específicos, puesto que son los materiales normales y no como ocurre con el aislamiento térmico.

 

Factor multicapa. Cuando se trata de elementos constructivos constituidos por varias capas, una disposición adecuada de ellas puede mejorar el aislamiento acústico hasta niveles superiores a los que la suma del aislamiento individual de cada capa, pudiera alcanzar. Cada elemento o capa tiene una frecuencia de resonancia que depende del material que lo compone y de su espesor. Si el sonido (o ruido) que llega al elemento tiene esa frecuencia producirá la resonancia y al vibrar el elemento, producirá sonido que se sumará al transmitido. Por ello, si se disponen dos capas del mismo material y distinto espesor, y que por lo tanto tendrán distinta frecuencia de resonancia, la frecuencia que deje pasar en exceso la primera capa, será absorbida por la segunda.

 

Factor de disipación. También mejora el aislamiento si se dispone entre las dos capas un material absorbente. Estos materiales suelen ser de poca densidad (30 kg/m3 - 70 kg/m3) y con gran cantidad de poros y se colocan normalmente porque además suelen ser también buenos aislantes térmicos. (Por esto las fibras de celulosa son ideales para el aislamiento acústico.) Así, la celulosa como un material absorbente colocado en el espacio cerrado entre dos tabiques paralelos mejora el aislamiento que ofrecerían dichos tabiques por sí solos.

 

La solución constructiva específica para aislar acústicamente un espacio, estará en función del tipo de ruido. Podemos distinguir tres tipos de ruido: 

- El ruido aéreo, que se propaga por el aire. 

- El ruido de impacto, que se propaga a través de un elemento sólido producido por un golpe.

- Las vibraciones que se transmiten a través de elementos sólidos debido a la vibración de una máquina.

 


AislaFiber

Aisla Fiber - aislamiento ecológico de celulosa

Inyecta lana de Roca

Inyectar lana de roca