Problemas de condensación en una vivienda.

Humedades por condensación

      El agua procedente de filtraciones o de la condensación del vapor siempre deteriora la calidad térmica de una vivienda. La humedad por condensación reduce propiedades del aislamiento térmico y confort energético de una vivienda, pero también puede derivarse  de un aislamiento mal realizado, en especial si no se ha previsto una buena ventilación.

     La condensación de vapor de agua siempre tiene dos causas conjuntas:

  • una ventilación defectuosa de la vivienda, donde se acumula el vapor procedente de la cocina o el aseo, así como de la respiración de sus ocupantes;
  • una zona fría donde el vapor se condensa, por lo general en una pared que da a la zona norte, o un local no calentado (caja de escalera, ascensor, galería, etc.)  

     Dos acciones complementarias permiten eliminar con seguridad la humedad causada por la condensación.

- La mejora de la ventilación de las habitaciones, que debe responder a determinadas normas. Si la aireación natural mediante un conjunto de bocas de entrada y de evacuación del aire resulta insuficiente, hay que instalar un dispositivo de extracción mecánica.

- El aislamiento de una pared fría puede lograrse de manera eficaz, insuflando la celulosa en la cámara de aire existente, o en caso de no poder hacerlo levantando un tabique trasdosado con nueva cámara de aire, cual rellenamos de aislante de fibras de celulosa, pero previamente hay que asegurarse de que la pared cubierta no sufre filtraciones.


     La condensación puede producirse en invierno, cuando las habitaciones tienen más vapor de agua y la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior es mayor. Este fenómeno afecta a los materiales convencionales, cuando no están protegidos por una barrera para el vapor, que puede ser: tela asfáltica, lámina de polietileno, lámina delgada de aluminio o algún enlucido impermeable.

     Para evitar condensación de vapor en paredes, techos, insuflamos la celulosa o otros materiales aislantes como lana de roca o granulado de bolitas neopor. El aislante de celulosa que inyectamos en las cámaras elimina los puentes térmicos, causantes en muchos casos de la presencia de condensaciones, humedades y hongos.

     Si el aislamiento térmico es defectuoso o insuficiente, desde el proyecto de la vivienda, entonces el único y menos costoso método para dejar bien aislada la totalidad de la vivienda es aislar con el material aislante natural, como la celulosa, el corcho o lana de oveja. Porque todos estos materiales naturales, tienen la propiedad de "respirar" -absorber la humedad del su entorno y expulsarlo, evaporarlo. Todo esto sin perder sus propiedades aislantes. I además no necesitan barrera para el vapor, que disminuye los costes de inversión.

Escribir comentario

Comentarios: 0

AislaFiber

Aisla Fiber - aislamiento ecológico de celulosa

Inyecta lana de Roca

Inyectar lana de roca