El aislante de celulosa, protección térmica y ahorro energético.

protección térmica, ahorro energético

     En España hay muchísimas casas sin aislamiento, que podrían, rehabilitarse para que consumo de energía disminuyera. Una casa invierte en calefacción y refrigeración dos terceras partes de lo que consume. La energía que se pierde no la podemos ver, pero la notamos al pagar los gastos de la energía de nuestra vivienda. La falta de aislamiento o el aislamiento insuficiente, convierte a los edificios en auténticos depredadores de energía, provocando así un aumento de emisiones de CO2.

     Una pequeña inversión, en aislamiento de celulosa, la cual se amortiza en unos 2-3 años, y a partir de este momento podemos ahorrar de hasta 40% en la calefacción y aire acondicionado. Con al aislamiento térmico de celulosa se evita el frío invernal y el calor estival. Inyectamos el ahorro energético y confort térmico para los habitantes de la vivienda aislada. En invierno la temperatura media sube hasta 5ºC por encima de lo habitual y en verano baja hasta 5ºC de lo habitual, lo que no es capaz de hacer otro aislante disponible en mercado. 

    A partir del 1 de junio de 2013, sera obligatorio el proporcionar a los compradores o arrendadores de edificio, un certificado de eficiencia energética en el estarán reflejadas las características en cuanto a consumo energético de inmueble.

    Esta nueva normativa, basada en directivas europeas, pretende impulsar la rehabilitación energética y la disminución del consumo de la energía en los edificios, que supone ahorrar un 40% de la energía gastada, por los edificios en España.

Escribir comentario

Comentarios: 0

AislaFiber

Aisla Fiber - aislamiento ecológico de celulosa

Inyecta lana de Roca

Inyectar lana de roca